¿Qué pasa con las nucleares?

Publicat per fxsabate | 16 Mai, 2008

    article publicat avui al diari "El País"

    • En la Comisión de Política Social del Congreso de los Diputados, el 12 de febrero de 2002 quien suscribe citaba este párrafo de la memoria justificativa de los Presupuestos que firmaba el ministro Rato: “Otra circunstancia significativa ha sido el establecimiento de un nuevo marco de regulación del sector eléctrico. Este marco puede potencialmente afectar a la seguridad de las centrales (nucleares) en la medida en que se traduzca en una limitación de inversiones y actuaciones necesarias para su mantenimiento“. Y yo añadía: “el hecho más preocupante es el constante descenso de las plantillas que se ha producido en los últimos tiempos”

    • En 2005, a raíz del accidente que obligó a cerrar seis meses la central de Vandellós, el Consejo de Seguridad Nuclear identificaba nueve causas Entre ellas, la “primacía de la producción frente a la seguridad y el arranque de la central sin los análisis de seguridad adecuados”. Se destituyeron a los directivos locales.

    • Hace unas semanas hemos conocido, también a  través de Greenpeace y con nuevas destituciones, otro accidente que sucedió en Ascó hace meses. Nada menos que la liberación de partículas radioactivas al exterior y el transporte de chatarra contaminada durante sesenta kilómetros por nuestras carreteras.

    • Y acabamos de saber que el propio CSN reconoce que la central manipuló los mecanismos de control para aparentar una menor contaminación radioactiva. Con ello no sólo ocultan información a los ciudadanos, sino que también la falsean.

    • En 1989, el incendio en Vandellós-I que acabó con el cierre de la central también conoció ceses de ingenieros. En Tarragona ya reaccionamos con hilaridad ante la repetida respuesta de las empresas: minimización del caso y ceses.

    • Pero el problema es el que avanzó el ministro de Economía sr. Rato hace seis años: no se adoptan las medidas necesarias. Y no se adoptarán hasta que los máximos responsables de Endesa e Iberdrola en el caso de Ascó y Vandellós a quienes nunca ni justicia ni prensa interpelan, no se vean presionados. Si se accede a las páginas de la red de esas empresas, no hay rastro de su relación con las nucleares y sí beatíficas apelaciones a su trayectoria ejemplar por un medio ambiente mejor. Y en la de ANAV (Asociación Nuclear Ascó Vandellós), si no se anda ágil, se pierde uno los escasos tres segundos del logo de las empresas madre.

    • Si esos dirigentes supieran que todo lo relevante que sucede en una nuclear se va a conocer y la sociedad les va a exigir su responsabilidad a ellos y no a sus directivos locales, se preocuparían de tomar las medidas necesarias y de supeditar – ahí está la madre del cordero -  el beneficio empresarial a la seguridad.

    • Porque el debate sobre la energía nuclear es, tras la seguridad, el de los costes. En la edición de mayo de The Nation, disponible en la red, C. Parenti explica cómo las ayudas multimillonarias de la administración Bush a la industria nuclear no acaban de arrancar su supuesto renacer tras la última planta licenciada en Estados Unidos – TVA’s Watts Bar 1 – cuya construcción comenzó en el ya lejano 1973.

    • Encontrar emplazamientos socialmente asumidos y los ingentes costes financieros entre otros múltiples problemas (hasta doce millones de dólares para instalar un megawatio), han hecho exclamar a Arjun Makhijani, del Institute for Energy and Environmental Resarch: “A Wall Street no le gusta la energía nuclear”. Y el Gobierno de la Generalitat de la pasada legislatura aprobó el vigente Plan de Energía de Catalunya 2006-2015 que contempla prescindir de la energía nuclear en Catalunya a partir de 2022.

    • Para los asustadizos diremos que tenemos mucho camino por recorrer en el terreno del ahorro, la eficiencia, la investigación y las renovables. España es excedentaria en energía eléctrica desde hace cuatro años y para 2020 habremos triplicado nuestros 15.000 megawatios eólicos. Es decir, el equivalente a cuatro nucleares reales.Tres mil de ellos en Catalunya donde andamos con mucho retraso.

    • En definitiva, más responsabilidad en la gestión de las nucleares y compromiso por un mundo diferente donde es posible vivir más tranquilos, con menos riesgos y de forma más sostenible.

    Xavier Sabaté i Ibarz

    Delegado de la Generalitat en Tarragona



Els comentaris d'aquest bloc estan moderats i son revisats pel seu propietari abans de ser publicats

 















Primer mes de l'any: