Dimarts, Novembre 24, 2009

Mumbai. La ciudad de los contrastes

24 Nov 2009

 

La India, una tierra llena de belleza y un festín para los sentidos.

Pero siempre hay algo mas tras ese colorismo, también es una tierra llena de dolor y miseria, por las calles conviven la riqueza y la pobreza más extrema de una manera casi obscena ,nuestros ojos de occidentales no dejan de pregonar sus contrastes, pero poco hacemos para intentar entender situaciones y hechos, y nos escudamos en razones como la superpoblación, la masificación, la religión , el sistema de castas, etc...para justificar el que una gran parte de la población este bajo el umbral de pobreza, y nunca hacemos mención al desigual reparto de los recursos, que están en manos de unos pocos.

La situación de los sin techo en una ciudad como Bombay (Mumbai) es patente desde que comienza el trayecto que va desde el aeropuerto hasta llegar a la isla de lujo que es el hotel en el que uno se hospeda; gentes durmiendo en las calles, en los improvisados porches de las casas son imágenes que se quedan grabadas en las retinas del viajero.

Se nos va explicando la belleza de la India y sus tradiciones, pero se nos hace ignorar la pobreza ,como si fuera algo natural que esta en las calles como un elemento más del paisaje urbano o como un modo de vida como otro cualquiera.

En la zona colonial de Mumbai y en una esquina de la zona universitaria, al caer la tarde, el monzón arrecia y los ojos del viajero observan esta escena, que no puede evitar, a pesar del aguacero y de cierto pudor, plasmar en su cámara; técnicamente la imagen no es una maravilla,más bien es deficiente, pero la carga emocional es un torpedo a la linea de flotación de las conciencias.

En ella se representa el dolor, resignación y soledad de la pobreza y sobre todo la indiferencia con la que las gentes pasamos a su lado.

Miles de preguntas se agolpan en la mente, y un proceso de reflexión se abre.

Se dice que hay un antes y un después de un viaje a la India; realmente hay un antes, el después está abierto y depende de uno mismo, está claro que no podemos cambiar el mundo, pero también lo está que no podemos volver a nuestra isla de confort como si nada hubiera pasado; siempre es posible hacer algo.

Reflexionemos....y actuemos en conciencia

 Fotos de Breixo Pazos  en http://www.flickr.com/photos/breixopazos


 

Afegeix un comentari
















Primavera, estiu, tardor i: