Tratamiento para las varices: cuál es el más efectivo


Aunque muchas personas conocen las várices, muy pocos saben qué son y menos cómo o cuáles son sus tratamientos. Las várices es una enfermedad degenerativa y de carácter progresivo. Si bien no es un padecimiento grave, la realidad es que molesta debido a lo estético y, de igual manera, puede llegar a generar algún malestar.

En la gran mayoría de casos el tratamiento para las várices es paliativo, lo que significa que lo que se busca es aliviar los síntomas y retrasar la progresión de las mimas, aunque en algunos casos se pueden curar definitivamente.

Cuando se cuentan con várices desarrolladas el paciente debe plantearse someterse a un tratamiento. También, es aquellas que se han producido por diferentes alteraciones de la piel o grasa subcutánea, esto con el fin de evitar futuras complicaciones. De igual manera, algunas personas, por motivos estéticos, suelen tratarse las denominadas arañas vasculares.

A continuación, te diremos algunos de los tratamientos más comunes que ayudan en materia de várices.

Medidas físico-higiénicas

Cuando hablamos de medidas físico-higiénicas, nos referimos al proceso mediante el cual se corrigen los factores que generan este tipo de padecimiento. Si bien no curan las várices, en muchos casos mejoran los síntomas y evitan, en gran medida, el desarrollo de posibles complicaciones.

En este sentido, se busca controlar el sobrepeso. Realizar ejercicio es una de las mejores actividades para favorecer el retorno venoso, pues al desarrollar el músculo se consigue dicho objetivo. Del mismo modo, es muy importante la higiene y la hidratación de las piernas. A muchas personas se les recomienda la utilización de medias elásticas de compresión.

Fármacos

Existen diferentes y numerosos medicamentos que ayudan en el aumento del tono de la pared venosa, también son útiles en la reabsorción del exudado, además existen algunos que sirven para aliviar los síntomas o las complicaciones generadas por las várices. Este tipo de fármacos se vuelven fundamentales, pero todos ellos se convierten en algo complementario para el resto de tratamientos que existen. Si quieres más información te recomendamos el artículo de ExtraConfidencial Todo lo que necesitas saber sobre el tratamiento de varices con microespuma.

Cirugías

De la misma manera, existen diferentes tipos de cirugías que se pueden realizar para tratar las várices. Por ejemplo, nos encontramos con el método tradiciones, el cual consisten en la eliminación de las venas que se encuentras afectadas. Lo que se hace en este caso es seccionarlas entre dos ligaduras que se realizan en los extremos y se extirpan por tracción. Las ramas colaterales se extraen mediante microincisiones.

Aunque popular, este tratamiento plantea diferentes problemas. Ello se debe a que, por una parte, requiere que el paciente esté anestesiado de forma general, además de requerir una convalecencia mucho más larga. Al final, los resultados estéticos no son del todo buenos, se sabe de ocasiones en que se generaron hematomas y dolores. Usualmente las várices aparecen y afectan otras venas.

La microcirugía es otra técnica, mucho más moderna, utilizada para combatir los efectos de las várices. Con ella, solamente se eliminan los trayectos afectados, realizando incisiones mínimas. Cuando se utiliza la microcirugía, contamos con más ventajas que con otro tipo de tratamiento, sobre todo porque la anestesia se realizar de manera loca y no precisa ningún tipo de hospitalización.

La recuperación es casi inmediata, y genera resultados estéticos mucho menos que con la cirugía tradicional. Además, a suprimir solo los fragmentos afectados, queda la posibilidad de utilizar los tramos sanos para posibles nuevas intervenciones.

Láser

Por último, nos encontramos con el láser. Este es un rayo de luz que cuenta con un solo color, por lo cual las células que cuenten con ese color absorben la energía luminosa, se calientas y se destruyen debido a ello. Esto no afecta, de ninguna manera, a los tejidos que se encuentran alrededor. Cuando se tratan las várices, las células que se calientan son los glóbulos rojos. Este suele ser el tratamiento más efectivo y el que recomiendan especialistas alrededor del mundo.

 

Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Els comentaris estan tancats.