Los libros electrónicos y el futuro del papel

Los libros son ventanas a otro mundo. Con ellos podemos viajar a lugar nunca antes imaginados y en ellos se esconden cientos de aventuras. Por esa razón, sigue siendo uno de los formatos favoritos entre personas de todo el mundo. No obstante, la tecnología, que avanza a pasos agigantados, también este universo.

Es normal, entonces, ver cómo muchos lectores se están pasando a formatos digitales. Ya sea por comodidad, economía o prestaciones, la verdad es que este tipo de lectura resulta mucho más atractiva para los jóvenes de hoy en día. Las personas, en la actualidad, lo que quieres es poder llevarse sus libros favoritos a cualquier parte, sin la incomodidad de cargar grandes pesos.

En este sentido, el libro digital cumple con todas las expectativas de los nuevos lectores. Sin embargo, aún el libro físico sigue encantando a románticos de todo el mundo. La lucha, si es que es una lucha, se encuentra en lo más álgido. Algunas personas dicen que el fin del libro en papel se encuentra cerca, otras niegan esto y aseguran que dicho formato está más fuerte que nunca, ¿quién tiene la razón? En el siguiente texto intentaremos contestar esta pregunta.

El futuro de los libros impresos

Como ya dijimos, el mundo digital está haciendo que todo sea mucho más accesible y agradable para conseguir lo que necesitamos. Esto se puede ver en todos los ámbitos, desde el cine, la televisión, deportes, noticias, todo se encuentra al alcance de un clic. No obstante, lo libros impresos siguen siendo una parte muy importante, tanto en la educación como en el entretenimiento de millones de personas.

Para nadie es un secreto que en los demás sectores culturales lo digital ha pasado como una ola arrasándolo todo. Por lo tanto, es muy distinto ahora la forma en que se ofrecen los productos y servicios, además de la forma en que se distribuyen. El cine y la música son uno de estos sectores donde más cambios, y más rápidos, se han visto.

“Aunque desde hace mucho tiempo ya se viene augurando la desaparición del formato físico en los libros, la verdad es que el consumo de lectura de forma clásica se resiste a desaparecer”, leemos en este artículo de Merca2.es. Sus diferentes equivalentes digitales apenas le hacen sombra. Sobre todo, si lo comparamos con la industria musical y cinematográfica, donde los diferentes soportes físicos han ido desapareciendo por la popularidad de los servicios de streaming y redes como YouTube o Spotify.

El papel y su repunte

Estudios han revelado que el libro en papel no ha dejado de crecer en los últimos años, repuntando de manera sorprendente en el último par de años. El formato digital, por su parte, también ha ido al alza, aunque ni de cerca a su homólogo en papel. No obstante, el mercado editorial sí está sufriendo diferentes cambios. Por ejemplo, Asía se pone a la cabeza, desplazando a Estados Unidos quien lideraba hasta el momento dicho mercado.

El mundo asiático acapara cerca de la mitad de las ventas de libros a nivel mundial. De igual manera, el libro digital está repuntando en estas regiones mientas que en américa del norte se presentas caídas en sus ventas. En España, por otro lado, el papel es uno de los soportes que más han mostrado crecimiento en los últimos años. De hecho, cifras oficiales aseguran que el número de libros inscritos en ISBN fue de casi 90.000, lo cual representa un aumento del 4.6%, de los cuales el 68% fueron publicados en formato físico.

Resistencia a las pantallas

El libro electrónico penetró en los mercados hace más de diez años, sin embargo, aún tu tasa de crecimiento es muy baja. Por alguna razón, los lectores aún no aceptan desprenderse de todo lo que les ofrece el formato físico. Diferentes encuestas revelaron que los lectores prefieren los soportes físicos porque se disfruta más la lectura, otros aseguran que es bastante difícil cambiar las costumbres de lectura.

Otro estudio, realizado por la Universidad de Arizona, da un dato de lo más curioso. Y es que los lectores no se sienten totalmente dueños de un libro que se encuentra en formato digital. De igual manera, los libros en formato digital no se pueden prestar, vender o regalar, por lo cual se disminuye su valor.

 

Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Els comentaris estan tancats.