PATRIMONI HISTORIC i ARTISTIC

18 Des, 2006


MEXICO - Concentra el Calendario Azteca el conocimiento cosmogónico mexica - El Porvenir.com

noticies del mon - — Publicat per josep.m @ 23:40
Finamente labrado en bajo relieve en piedra basáltica, el monolito tiene un diámetro de 3.60 metros y pesa alrededor de 25 toneladas.

Como una de las muestras más antiguas y esplendorosas de la cosmovisión prehispánica, este domingo 17 de diciembre se cumplen 216 años del descubrimiento de la Piedar del Sol o Calendario Azteca, que desde ento nces empezó a revelar al mundo los vastos conocimientos astronómicos y matemáticos de los mexicas.
Finamente labrado en bajo relieve en piedra basáltica, el monolito tiene un diámetro de 3.60 metros y pesa alrededor de 25 toneladas y se exhibe, para beneplácito de visitantes nacionales y extranjeros, en el Museo Nacional de Antropología, en esta ciudad.
La enorme piedra astronómica fue descubierta una tarde de 1790 en el costado sur de la Plaza Mayor de la Ciudad de México, en un área cercana a la acequia que corría por el costado meridional del Palacio Nacional, cuando se llevaban a cabo los trabajos de nivelación del zócalo capitalino.
Acompañado de Coatlicue, otro de los monolitos más famosas de la antigüedad indígena, el Calendario Azteca tuvo mejor fortuna que la Diosa Madre, al ser adosada en un muro de la Catedral Metropolitana, como símbolo de la fusión de dos culturas, mientras que su compañera quedó arrumbada en el patio de la Real Universidad y después volvió a ser enterrada.
De acuerdo con los historiadores, en el nuevo sitio que ocupó la piedra, ésta se deterioró no sólo por estar al aire libre, sino sobre todo porque, narran los cronistas, la gente lanzaba inmundicias y fruta podrida al relieve, e incluso los soldados que ocuparon la Ciudad de México "mataban" el tiempo "tirando al blanco" al rostro de la deidad.
&nbs p;
No obstante el desprecio de algunos, refiere el arqueólogo Felipe Solís en uno de sus estudios sobre los descubrimientos, la Coatlicue y la Piedra del Sol eran adoradas en secreto por algunos indígenas que aún profesaban fe a sus deidades antiguas.
En su libro "El Calendario Azteca y otros monumentos solares", el especialista indica que el primer estudio serio sobre la Piedra del Sol lo hizo Antonio León y Gama, en 1792, apenas dos años después de su descubrimiento.
Desde entonces se ha efectuado infinidad de estudios sobre el monolito, como los hechos por el también arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, y sobre ella se han hecho varias propues tas en torno al valor numérico de cada uno de los elementos presentes en el relieve.
Gracias a complicadas operaciones matemáticas, se ha descubierto que el monolito representa la suma de observaciones astronómicas y es el resultado de complicados cómputos calendáricos.
El destino de la piedra volvió a cambiar en 1885, cuando militares del gobierno porfirista desprendieron el monolito del muro de la Catedral para conducirlo al salón principal del Museo Nacional, ubicado entonces en la Calle de Moneda.
El Calendario se convirtió en la pieza central de la "Galería de Monolitos", fundada en 1887.

Estudios hechos a la Piedra del Sol revelan que se compone de cinco círculos concéntricos y una imagen central que en otra época, de acuerdo con los especialistas, debió haber estado pintada en su totalidad, pues se trataba de un monumento de carácter solar que muestra elementos relacionados con el transcurrir del tiempo.
La imagen central ha provocado diversas polémicas, pues algunos especialistas refieren que se trata de Tonatiuh, Dios del Sol, mientras que otros aseguran que es Xiuhtecuhtli, deidad del centro del Universo, e incluso Huitzilopochtli, aunque hace algunos años se planteó que la imagen tiene que ver con el inframundo, con la Tierra, o que es el Sol nocturno, en una versión peculiar de Tonatiuh.
En el primer círculo alrededor de la imagen central aparece la representación de los cinco soles generadores del mundo: 4 jaguar (nahui océlotl), el primer Sol; 4 viento (nahui ehécatl), el segundo; 4 lluvia de fuego (nahui quiáhuitl), el tercero, y 4 agua (nahui atl), el cuarto astro rey.
Más atrás, en el segundo círculo se encuentran los soles cosmogónicos y en la siguiente banda circular aparecen los 20 signos del calendario indígena, entre los que destacan Lagarto (cipactli), Viento (ehécatl), Casa (calli), Lagartija (cuetzpalin), Serpiente (cóatl), Muerte (miquiztli), Venado (mázatl), Conejo (tochtli), Agua (atl) y Perro (itzcuintli).
Además, hay representaciones de mono (ozomatli), hierba divina (malinalli), caña (ácatl), jaguar (océlotl), águila (cuauhtli), buitre o zopilote (cozacacuacuhtli), movimiento (ollin), cuchillo de pedernal (técpatl), lluvia (quiáhuitl) y flor (xóchitl), objetos que se vinculan al movimiento del Sol con la conformación del ciclo calendárico.
El tercero y cuarto círculos incluye elementos que simbolizan el universo y el calor del Sol que se extiende por todos los rumbos, y más al extremo se aprecian las puntas de cuatro púas sagradas en medio de sus ocho remates, tres plumas y un jade cada uno.
Complementan este diseño circular hileras de plumas cortas de águila, corrientes de sangre, bandas de chalchíhuitl y remates que simbolizan la sangre.
En la última parte que bordea la piedra, los especialistas han determinado que el quinto círculo refiere A dos serpientes de fuego o xiuhcóatl que abren sus fauces, de las cuales emergen los perfiles de dos deidades contrapuestas.
se ha propuesto al respecto que se trataría de Tonatiuh, el dios solar, y Xiuhtecuhtli, el dios del fuego, simbolizando el cielo nocturno estrellado y el lugar de la Tierra-noche, donde se hunde el Sol al ponerse.
El enorme monolito preside actualmente la sala Mexica del Museo Nacional de Antropología, en Chapultepec, donde a través de los años se ha convertido en uno de los monumentos más emblemáticos de las culturas prehispánicas.
Pieza que con su 3.60 metros de diámetro y 25 toneladas de peso, da muestra no solo de la maestría escultórica de los ancestros de los mexicanos, sino de los avanzados estudios matemáticos y astronómicos que poesía la cultura mexica.
Fuente: Notimex / El Porvenir.com, México. 16 de diciembre de 2006
Enlace: http://www.elporvenir.com.mx/notas.asp?nota_id=102148

Comentaris


Afegeix un comentari


Els comentaris d'aquest bloc estan moderats i son revisats pel seu propietari abans de ser publicats

 















Primer mes de l'any:



Powered by LifeType