PATRIMONI HISTORIC i ARTISTIC

30 Nov, 2008


BADAJOZ - La Catedral recupera las cubiertas planas que tuvo en sus orígenes - 30.11.08

noticies de extremadura — Publicat per josep.m @ 11:34
 
 
 
Los trabajos de restauración han sacado a la luz los tejados originales, que se ocultaban bajo las tejas. La reconstrucción de las terrazas puede hacer factible en el futuro su uso como espacios museísticos
EVARISTO FERNÁNDEZ DE VEGA
 
 
«Tus nietos se jubilarán antes de que sea necesario volver a tocar esta cubierta». La frase es de Guillermo Kurtz y expresa la satisfacción que sienten estos días todas las personas que han participado en la recuperación parcial de las cubiertas de la Catedral Metropolitana de Badajoz. El edificio tiene 600 años de historia y precisaba una severa intervención en la techumbre para garantizar su pervivencia futura.

La última actuación seria sobre los techos de la Catedral de Badajoz está datada en el siglo XIX. Desde entonces sólo se habían aplicado parches para curar los achaques de una sólida construcción que comenzaba a sentir en sus bóvedas los efectos de las goteras.

Para el Cabildo de la Catedral, el problema era acuciante, pero en un edificio con seis siglos de historia el tiempo corre muy lentamente. Tanto, que el proyecto de rehabilitación fue realizado cuando Antonio Montero aún era arzobispo de Mérida-Badajoz. La necesidad de acabar con las filtraciones de agua urgía, pero su desarrollo era inviable con los fondos de la Iglesia, por lo que el arzobispado y la Junta de Extremadura acordaron pedir ayuda al Ministerio de Cultura, cuyos responsables liberaron la partida de 600.000 euros que ha consumido la obra.

El fabriquero de la catedral, encargado de la conservación del edificio, ha explicado esta semana que la situación de los techos dejaba mucho que desear. «Los tejados se recorrían todos los años para limpiarlos, pero eso no evitaba que las goteras apareciesen cada invierno», afirma Gabriel Cruz.

Finalmente la intervención se ha desarrollado bajo la dirección de Julián Prieto, un arquitecto con gran experiencia en la rehabilitación de monumentos que ha tenido muy en cuenta los estudios documentales realizados por quien fuera director del Museo Arqueológico de Badajoz durante años, Guillermo Kurtz. Y todo ello con el apoyo de la arqueóloga de la obra, María Jesús Carrasco.

Durante un año

La obra ha durado un año y hace sólo unos días fue retirada la imponente grúa que permitió retirar los escombros inservibles y elevar los nuevos materiales a la zona de trabajo. «El proyecto se ha prolongado durante un año y ha consistido en la renovación de las cubiertas de la nave central, el crucero y las capillas del ala norte», aclaraba Prieto el viernes mientras recorría la zona recuperada.

Para una persona profana en la materia, sólo se trataría de una de renovación de tejados, pero la obra ha ido mucho más allá de la simple sustitución de materiales, puesto que las cubiertas de teja ocultaban el techo original. «Cuando comenzamos a levantar nos dimos cuenta de que la cubierta primitiva era plana, compuesta por piezas de cerámica».

Esas viejas baldosas aún forman una terraza abombada justo en las zonas donde se encuentran las cúpulas de las capillas, pero las originales sólo son visibles en la pequeña porción de cubierta que rodea un viejo campanil en desuso. El resto de la cubierta original ha quedado resguardado bajo los nuevos ladrillos de cerámica cocida, que han sido adquiridos a una fábrica extremeña. «Entre el pavimento exterior y las viejas baldosas hay una lámina de geotextil, una capa de mortero muy pobre para que se adapte a la topografía de la cubierta y una doble lámina asfáltica de protección», señaló Prieto.

Esa nueva cubierta que sigue las trazas de la primitiva terraza se encuentra unos 10 centímetros por encima de la original, pero mantiene las mismas formas, toda una revolución para quienes estaban acostumbrados a ver la cubierta de tejas de la Catedral. «Ahí tuvimos una decisión un poquito difícil, porque hubo que decidir con qué siglo nos quedábamos a la hora de restaurar».

De cruz latina

Para las capillas laterales de la zona norte, no hubo dudas, y se eligió la cubierta lisa hecha con ladrillos de cerámica, pero en el crucero central se optó por mantener el tejado a dos aguas que ya había, aunque unos centímetros más abajo se conserva la cubierta plana. «En esa zona fuimos a una claridad de estructura física más que de claridad histórica. La catedral es de cruz latina y eso había que dejarlo bien remarcado», recalcó Prieto a la hora de justificar la utilización de la teja. Fruto de la primera decisión, la teja ha sido sustituida por los ladrillos de barro en las capillas del ala norte, donde las cúpulas obligan a crear unas formas sinuosas y curvadas que elevan el nivel de las cubiertas para luego descender.

El fruto de ese trabajo hace que esa parte de la cubierta, situada en la zona que mira a la plaza de la Soledad, resulte desconocida para quienes han observado la catedral desde arriba.

De paso ha sido resuelto el grave problema de filtraciones que había, puesto que esa terraza llena de ondulaciones conduce el agua hacia las gárgolas con mayor facilidad que las tejas. «El problema que tenía la cubierta de tejas es que se habían hecho unos arreglos sobre otros, más que un tejado único eran pequeños pedazos de tejado que vertían unos sobre otros, y eso era imposible de mantener», aseguró Kurtz.

Esos tejadillos también presentaban un problema añadido: la falta de pendiente dificultaba la evacuación del agua y el riesgo de goteras aumentaba.

La nueva cubierta de ladrillos macizos también ofrece otra posibilidad hasta ahora impensable, puesto que las frágiles tejas han dejado paso a unas terrazas que podrían ser visitables por los turistas si algún día se decide convertir la parte alta de la catedral en espacio museístico. Julián Prieto cree que las decisiones adoptadas han sido las más acertadas y convenientes, pero se plantea qué hubiese sucedido si esos paños curvos que aparecieron sobre las capillas de la zona norte y en la nave central hubiesen sido hallados también en el crucero. «En ese caso seguramente la restauración habría sido otra», reconoce.

Para Guillermo Kurtz, que llevaba años buceando en los archivos catedralicios, ha sido un auténtico lujo constatar sobre el terreno que las obras que se recogían en los documentos realmente se correspondían con la realidad. «Otras cosas no se han confirmado y obligarán a cambiar las conclusiones de los estudios realizados hasta ahora», concluye ilusionado.
 
 

http://www.hoy.es/20081130/badajoz/catedral-

recupera-cubiertas-planas-20081130.html


Comentaris


Afegeix un comentari


Els comentaris d'aquest bloc estan moderats i son revisats pel seu propietari abans de ser publicats

 















Animal amb trompa:



Powered by LifeType