Alimentos nutritivos y sus propiedades

El cuerpo humano funciona como un sistema y para el óptimo funcionamiento de este necesita cerca de 40 nutrientes distintos. Como resulta imposible encontrar todos estos nutrientes en un solo alimento, es necesario tener una alimentación bien variada que nos permita incorporar a nuestro organismo todos los componentes que necesita.

Pero… ¿qué son estos nutrientes y para qué sirven? ¿Qué aporta cada uno a nuestro sistema? Estas son solo algunas interrogantes a las que encontrarás respuesta en el siguiente artículo, pues hoy en nuestro portal hablaremos de los alimentos nutritivos y sus propiedades.

¿Qué son los nutrientes?

Cada alimento posee componentes indispensables para el desarrollo del organismo humano que son los llamados nutrientes. Cada uno de estos tiene funciones diferentes en nuestro cuerpo, por lo que hay un grupo de ellos que gozan de vital importancia para la garantía de nuestro bienestar. Esto significa que los aportes nutricionales de estos componentes no pueden ser producidos por nuestro cuerpo, por lo que resulta necesario adquirirlos a través de los alimentos presentes en nuestra dieta.

¿Cuáles son las funciones de los nutrientes?

Para la clasificación de los nutrientes es necesario basarse en la función más significativa que realizan en nuestro organismo. Por esta razón, los nutrientes se dividen en los tres grupos siguientes atendiendo a su función en el organismo:

- Plásticos o constructores: en este grupo encontramos a las proteínas, que son las principales exponentes de esta función. Estos nutrientes conforman nuestros tejidos, músculo, huesos, órganos y hasta las células de nuestro organismo, de ahí la importancia de su incorporación en nuestra dieta diaria.

- Energéticos: en este grupo se encuentran los nutrientes responsables de suministrarnos energía para la realización de nuestras actividades diarias: los hidratos de carbono o carbohidratos y las grasas. Los primeros nos proporcionan energía de rápida utilización, mientras que las segundas, son las responsables de nuestras reservas de energía.

- Reguladores: los nutrientes en este grupo son los que aseguran el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Aquí encontramos las vitaminas, los minerales, la fibra, el agua, los antioxidantes y algunas proteínas que se desempeñan como enzimas y hormonas. Estos garantizan que nuestro cuerpo pueda responder eficazmente ante cualquier contingencia o dificultad, pues fortalecen las estructuras defensivas de nuestro organismo.

¿Cómo clasificar los alimentos según su aporte nutricional?

Existen algunos alimentos con presencia obligada en nuestra dieta cotidiana. Estos se clasifican a partir de su valor nutricional más notable, por lo que conocer su aporte a nuestro organismo, nos permite diseñar una dieta bien balanceada que nos proporcione todos aquellos elementos que nuestro organismo necesita para su desarrollo.

Los alimentos se clasifican de la manera siguiente:

Alimentos energéticos: Aquí encontramos a todos los cereales y los derivados de los mismos, las patatas y las legumbres. Estos alimentos tienen un alto contenido de hidratos de carbono o carbohidratos. En el caso de las legumbres y los cereales, estos también son una excelente fuente de fibras, vitaminas, minerales y proteínas.

En este grupo también se encuentras las grasas y todos aquellos alimentos que la contienen como los aceites, las mantequillas o la nata. Estos alimentos deben ser consumidos con cuidado, pues pueden acarrear graves daños para nuestro sistema cardiovascular. Asimismo, nos proveen de los ácidos grasos esenciales y de vitaminas como la A, la D y la E. En el caso de los aceites de semillas, de oliva y la grasa presente en los frutos secos, resultan muy útiles para el funcionamiento y bienestar de nuestro sistema circulatorio.

Alimentos reguladores: En este grupo encontramos las frutas, verduras y hortalizas. Estos alimentos son ricos en agua y además, son una fuente importante de fibras; vitaminas como la C, el grupo B, beta caroteno y ácido fólico; y minerales como el potasio y el magnesio, especialmente cuando se consumen en su estado natural y lo más frescos posibles. En el caso de las frutas, su sabor dulce les viene por su contenido de azúcares, como la fructosa, que las hace diferir de los vegetales. Por otro lado, frutas como las aceitunas, el coco y el aguacate, tienen un notable contenido de grasas, sobre todo en comparación con el resto de las frutas.

Alimentos plásticos o de construcción: En este grupo se encuentran, en primer lugar, la leche, todos los productos lácteos o derivados de ella y alimentos alternativos como la leche de soja u otras; con un aporte significativo de proteínas, vitaminas y calcio, este último indispensable en la formación y desarrollo de los huesos.

Otros componentes de este grupo son las carnes en todas sus variantes, ya sea pescado, pollo, huevo, cerdo, res, etc. Estos son esenciales a la hora de aportarle proteínas al organismo y su aporte en grasas varía según su naturaleza. Además aportan minerales como el hierro y diversas vitaminas. Un caso curioso resulta la grasa aportada por los pescados, conocida como Omega 3, ya que esta resulta beneficiosa para el sistema cardiovascular, a diferencia del resto de las grasas.

Cereales, frutos secos y legumbres, repiten en este grupo por su alto aporte de proteínas, pues bien combinados, pueden aportar la misma cantidad de proteínas que un pedazo de carne o pescado. Un ejemplo de combinación sería arroz con garbanzos o una ensalada de frutos secos con alguna pasta que prefieras.

Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Els comentaris estan tancats.