Dolor en el hombro, cómo tratarlo en un centro del dolor


El dolor en el hombro es muy frecuente. Es un músculo complejo, del cual dependen muchos de los movimientos que podemos ejecutar con nuestros brazos.
Afectaciones en el hombro pueden impedirnos elevar lateralmente los brazos, hacerlo por encima de la cabeza cuando queremos tomar algo, e incluso ejecutar acciones comunes del día a día como peinarse, vestirse y más.

Asimismo, podemos sentir que en la noche el dolor se acrecienta en algunas posiciones en la cama, impidiéndonos dormir apaciblemente y descansar.

Tan importante y conectado está el hombro, que las afectaciones en él pueden impactar y trasladar el dolor a otras partes como la mano, el cuello y la cabeza, hasta que llega en algunos casos a impedir la simple elevación del brazo.

Afortunadamente, bien tratado, el dolor en el hombro es reversible en la mayoría de los casos. Uno de los mejores lugares para hacerle frente son las clínicas del dolor, donde mediante exámenes exhaustivos y tratamientos certeros, un buen número de pacientes se recuperan de sus dolencias.

Complejidad del hombro

El hombro es la articulación de la anatomía humana que con mayor movilidad y es una de las más complejas de tratar y recuperar.

Está estrechamente ligada a tres huesos, que son la clavícula, la escápula y el húmero, e incluye cuatro músculos. Estos parten de la escápula y se introducen en el húmero mediante cuatro tendones que conforman el llamado “Manguito de los Rotadores”.

La función de este último es estabilizar la articulación, y potenciar la elevación y rotación del brazo, y lamentablemente, es en él en donde se producen el mayor número de lesiones.

Causas del dolor en el hombro. Patologías

El dolor de hombro es frecuentemente causado por motivos traumáticos, inflamatorios y degenerativos. No obstante, con frecuencia también puede deberse o ser síntoma de otros padecimientos.

Así, algunas de las patologías más comunes que lo originas son la tendinitis del Manguito de los Rotadores, que puede deberse a roturas parciales o a un proceso de calcificación; el síndrome Subacromial; la capsulitis del hombro; la artrosis; el síndrome de la corredera bicipital; tendinitis del bíceps; y patologías cervicales como hernias discales, esguinces cervicales y otros traumatismos.

Diagnósticos y tratamientos en centros del dolor

Como dijimos más arriba, los centros de dolor son de los mejores lugares en los que pueden tratarse el dolor en el hombro.

Su modus operandi para enfrentar el padecimiento por lo general comienza con una revisión exhaustiva, que permita dar forma a una historia clínica en la que estén contempladas, descartadas y establecidas, todas las potenciales causas de la dolencia.
La exploración física incluye ecografías y pruebas de imágenes Rx, EMG y RMN, y es que la afectación de la importante articulación puede deberse lo mismo a causas propias, como roturas de huesos, ligamentos musculares y daños en los tendones, que a patologías ajenas, de las que es un síntoma. Por ello el diagnóstico profundo es inviolable.

Luego de determinadas las causas, las clínicas del dolor establecen los tratamientos idóneos, cuyo fin no es otro que la eliminación de la dolencia. Normalmente el enfoque de los mismos es multidisciplinar, dada todas las implicaciones de la articulación, y logran que el brazo recupere la movilidad, adecuando el movimiento y previendo la rigidez.
Para ello también se hace la potenciación muscular selectiva, que facilita la regeneración de la lesión, y la concentración de factores de crecimiento.

Reiteramos que en la mayoría de los casos los tratamientos son exitosos, por lo que si te sientes sobrecogido alguna vez con dolor en el hombro, no dudes en acudir a una clínica del dolor, suelen estar entre las mejores opciones para aliviarse.

Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Els comentaris estan tancats.