10 claves para ser un manitas

¿Te gustaría ser capaz de arreglar todo tipo de contratiempos en tu hogar? Si quieres conocer algunos consejos para desenvolverte mejor con los problemas de carpintería, bricolaje etc. sigue leyendo pues a continuación te presentamos algunas recomendaciones para lograr ser un manitas en casa de forma sencilla y eficiente.

Piensa que es más sencillo de lo que crees

Lo primero que debes tener en cuenta para convertirte en un manitas es confiar en ti mismo/a. Piensa que simplemente debes ponerle ganas y que existen muchísimos arreglos que podrás aprender a hacer si confías en ti, no cedes las tareas a otra persona y te repites que no te vas a rendir a la primera de cambio.

Cuida la limpieza

Además de ser constante para aprender y no rendirse a la primera de cambio un manitas también debe tener cuidado con mantener en óptimo estado su entorno después de cada tarea o trabajo. Si estás realizando algún trabajo que haya dejado varias manchas te recomendamos aplicar aceite de oliva mezclado con ceniza. Se trata de una combinación que poca gente conoce y que resulta muy eficiente para eliminar todo tipo de manchas. Después de quitarla te recomendamos utilizar abrillantador para dejar la madera como nueva.

Aprende a clavar y sacar un clavo

Puede parecer una tarea sencilla, pero hay que cogerle el truco para no hacerse daño. Un verdadero manitas sabe algunos trucos como el de sujetar el clavo con una pinza y golpearlo cogiendo el martillo con la otra mano. Así te aseguras que no vas a tener ningún tipo de problema con tus dedos. A la hora de sacar los clavos lo mejor es que utilices los martillos de carpintero. Después átales una goma elástica y utilízalo para sacarlos sin arañar ni rascar las paredes.

Taladra de forma sencilla

Si te parece muy complicado taladrar y encima hacerlo sin manchar nada nosotros te recomendamos que cortes una botella pequeña (de plástico) para introducir después la broca. Ten en cuenta que el lado abierto tiene que quedar para arriba, tocando el techo. Entonces cuando empieces a trabajar el polvo caerá en el plástico en lugar de al suelo.

Mantén todo ordenado

Recuerda que como buen manitas el trabajo no estará terminado hasta que todo esté en perfecto estado, así que ni se te ocurra dejar manchas, pero además, nunca dejes nada desordenado después de realizar un trabajo y por supuesto, para ser mucho más eficiente lo mejor será que prepares todo lo que vayas a necesitar antes de empezar cada tarea.

Fuente de la imagen: Informe21.com

Mira tutoriales y aprende de todo

Nuestra siguiente recomendación es que mires todo tipo de tutoriales y no tengas miedo de aprender de todo. Puedes encontrar desde guías en Internet hasta artículos prácticos en revistas de decoración y sin duda con estas explicaciones paso a paso podrás volverte experto/a y un manitas de casi cualquier materia.

Cómo saber cuánta pintura queda

Si estás trabajando con pintura o pintando alguna pared y quieres saber cuánta pintura queda en un bote sin mancharte un truco de manitas es colocar una goma alrededor del bote e introducir un palo en el bote. Después pon el palo al lado del bote y pon la goma dónde el palo esté limpio. Es un truco bastante sencillo, pero realmente práctico.

Aprende a lijar y a barnizar

Sin duda los manitas también saben trabajar bien la madera. Te recomendamos aprender a lijar y para hacerlo, además de practicar, lo mejor será respetar siempre hacia el lado que esté la veta de la madera porque será mucho más fácil realizar el trabajo así y los resultados serán mucho más profesionales.

No dejes de practicar

Sin duda el refrán de “la práctica hace maestros”, tiene razón. Cuanto más practiques una tarea mejor se te dará y mucho más sencillo será llegar a ser un manitas. Intenta arreglar todo lo que puedas, mejorar los detalles de antiguos arreglos o revisar todo lo que puedas para convertirte en una persona experta en diferentes materias.

Y recuerda que “más vale maña que fuerza”

Por último, no te olvides de que, como dice otro conocido refrán “más vale maña que fuerza”. Ten en cuenta que es una característica mucho más propia de los manitas que la fuerza pues la potencia sin control no sirve de nada. Aprende a realizar todo tipo de tareas, hazlo con ganas y con delicadeza y practica mucho y sin duda en muy poco tiempo te habrás convertido en el manitas que siempre quisiste ser.

 

Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Els comentaris estan tancats.