Quién soy…

Mi nombre es José Farell, tengo 74 años de edad, casado, y con residencia en Tarragona desde hace cuarenta años  aproximadamente

Mi profesión ha sido la de bancario, asumiendo cargos de responsabilidad, entre ellos el de director de sucursales, con total dedicación a mis obligaciones profesionales y familiares, con diversos traslados de ciudad, por  lo que, durante toda mi vida, mi trabajo ha absorbido todas las horas disponibles y no me ha sido posible desarrollar o poner en práctica mis aficiones, una de ellas la pintura. Ha sido desde que me jubilé cuando he tenido la posibilidad de, como pintor “amateur”, dedicarme a ello.

En mis años de juventud participé en diversos concursos de dibujo, con resultados satisfactorios, pues obtuve bastantes premios en diferentes certámenes. Sin embargo, nunca había cogido un pincel o una espátula para trabajar sobre tela con bastidor.

Soy del parecer de que, cuando alguien se dedica a una afición de carácter artístico (en este caso la pintura) debe hacerlo seriamente, con motivación, con sensibilidad, con amor, con respeto para con las personas que puedan contemplar la obra, y, sobre todo, convencido de que la pintura creada sea digna de ser mostrada. En mi caso, puedo asegurar que, cuando pinto, tengo muy en cuenta los condicionantes que he expuesto anteriormente.

Soy un pintor autodidacta, sin ningún tipo de formación en academias, institutos o centros de arte.

Tal vez, aún en el caso de pecar de inmodestia, diré que el hecho de ser un buen dibujante, se refleja en todas mis obras.

Desde hace ya algunos años he descubierto lo maravilloso que es pintar. Dedico gran parte de mi tiempo a la pintura, poniendo en ello toda mi ilusión y mi interés en plasmar sobre el lienzo lo que captan mis ojos, sean paisajes, naturaleza muerta, etc.

Expongo en restaurantes, Ayuntamientos, Asociaciones de Jubilados, Ateneos, Centros Sociales, etc. Y diré que el nivel de aceptación por parte del público visitante es satisfactorio. Nunca he expuesto en  salas de arte, aunque me satisfaría poder hacerlo en breve. En alguna ocasión he visitado exposiciones en salas de arte donde las obras expuestas considero están a un nivel muy parecido al que yo ostento, pero esto es una apreciación muy personal y no soy yo quien pueda ni deba calificar o no obras de otros autores.

Si la visualización de mis obras hace que quien las contemple se sienta interesado y dedique unos momentos de su tiempo en analizarlas, en criticarlas, me sentiré muy satisfecho.

En este escrito he pretendido exponer mi “currículum” como persona que se dedica a pintar, ya que considero que no puedo cualificarme como Pintor (con mayúscula) de obras de arte.