Cómo comprar un buen jamón ibérico

El jamón ibérico es uno de los productos españoles más consumidos durante todo el año, pero hay que decir que en fechas navideñas es cuando más aumenta su demanda, ya que es el complemento más cotizado en cualquier comida festiva.

Saber distinguir un buen jamón no es difícil, pero… ¿en qué debemos fijarnos antes de comprarlo? ¿Cómo elegimos el mejor jamón? A continuación vamos a daros algunos trucos para diferenciar los distintos tipos y eliminar dudas a la hora de comprar el mejor jamón.

Consejos para comprar un jamón ibérico

Marcas como Sánchez Romero Carvajal, lo tienen claro: mantienen el espíritu artesanal y priman calidad sobre cantidad. Esa es la clave de los buenos jamones. También la selección de los cerdos, cuidándoles y dejándoles en libertad cerca de 18 meses para que se vayan alimentando en régimen de montanera con las bellotas de las dehesas.

De hecho, el cerdo, solo representa un 70% de la calidad final del jamón, el resto depende de distintos factores como el proceso manual del salado, la curación en los secaderos, tiempo de bodega para seguir madurando y desarrollar un color, aroma y sabor característicos, etc. Se trata de un proceso lento y costoso, por lo que un buen jamón ibérico Sánchez Romero Carvajal, nunca será barato. Y si lo es, debes desconfiar.

A la hora de comprar un jamón ibérico Sánchez Romero Carvajal, debes asegurarte de que esté bien conservado en un lugar fresco, seco y con ventilación natural. Debes tener en cuenta que un buen jamón, al igual que un buen vino, es muy diferente cada año. La grasa, el aroma y el sabor pueden ser distintos.

En cualquier caso, lo más importante es asegurarte de distinguir correctamente un buen jamón ibérico. Así que si quieres lucirte en tus comidas navideñas, te aconsejamos que visites el siguiente enlace, dónde encontrarás la mejor variedad de jamones Sanchez Romero Carvajal.

A continuación vamos a presentarte algunos trucos para saber si se trata de un buen ibérico Sánchez Romero Carvajal:

- Vitola: en primer lugar, debes fijarte en la etiqueta que rodea la caña del jamón, así identificarás rápidamente si se trata de un Sánchez Romero Carvajal.

- El aspecto: antes del corte, fíjate en su aspecto, su forma, el color de la grasa, la pezuña, etc. Comprueba su dureza ya que marca el punto de la curación.

- El peso: un buen ibérico Sánchez Romero Carvajal está entre 6 y 8 kg.

- La pezuña: su pezuña, suele ser de color negro, aunque a veces puede tener manchas blanquecinas.

- La caña: la caña del jamón tiene que ser fina, a menos grosor, mayor pureza del animal.

- La grasa: verás que su grasa es de un color amarillento en el exterior debido a los procesos oxidativos de su maduración, que cederá con la presión del dedo.

- Veteado: la grasa que hay entre las fibras musculares debe verse con claridad al cortar el jamón. Es una característica clave que solo se da en un buen ibérico. Debe distinguirse en la maza y en la punta de la cadera del jamón.

- Olor: debe ser equilibrado e intenso. A medida que vayas cortando el jamón notarás sus aromas, ya que las grasas insaturadas tienen un punto de fusión muy bajo.

- Gusto: es el conjunto del aroma y el sabor del jamón. Dulce, salado, ácido y amargo. Es la fusión de la nariz, matices y sensaciones variados.

Esperamos que tus comidas navideñas luzcan radiantes con la compañía de un buen jamón ibérico.

Aquesta entrada ha esta publicada en Ecommerce. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Els comentaris estan tancats.